PARROQUIA SAN SEBASTIÁN DE POZOBLANCO

domingo, 20 de mayo de 2018

Un gran regalo hemos recibido

Vigilia de Pentecostés, crece la familia
El mes de mayo es maravilloso para los “comercios y comerciantes”. Primeras comuniones, bautizos, bodas; quien tiene alguna de las tres cosas, tiene un regalo que comprar. Si tienes las tres, mayo será tu ruina.

Hoy, domingo de Pentecostés, es el día de nuestro bautizo, nuestra boda y nuestra comunión. En lugar de comprar regalos, hemos recibido nosotros el mayor regalo que jamás haya recibido nadie.

Sopló, Jesús, sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo». Es Jesucristo, el Hijo de Dios, quien nos lo regala. Es su propio Espíritu, su propia vida en nosotros.

Es nuestro bautismo, porque en ese Espíritu fuimos bautizados. Es nuestra boda, porque ese Espíritu es el Amor que nos desposa con Cristo en alianza eterna. Es nuestra comunión, porque ese Espíritu consagra el Pan que comulgamos.

¡Felicidades! ¿Te gusta tu regalo?

sábado, 19 de mayo de 2018

Salir de copas con algunos santos de la Parroquia

"Muchas veces tenemos la tentación de pensar que la santidad está reservada solo a quienes tienen la posibilidad de tomar distancia de las ocupaciones ordinarias, para dedicar mucho tiempo a la oración. No es así. Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales.

Esta santidad a la que el Señor te llama irá creciendo con pequeños gestos. Por ejemplo: una señora va al mercado a hacer las compras, encuentra a una vecina y comienza a hablar, y vienen las críticas. Pero esta mujer dice en su interior: «No, no hablaré mal de nadie». Este es un paso en la santidad. Luego, en casa, su hijo le pide conversar acerca de sus fantasías, y aunque esté cansada se sienta a su lado y escucha con paciencia y afecto. Esa es otra ofrenda que santifica. Luego vive un momento de angustia, pero recuerda el amor de la Virgen María, toma el rosario y reza con fe. Ese es otro camino de santidad. Luego va por la calle, encuentra a un pobre y se detiene a conversar con él con cariño. Ese es otro paso." (Papa Francisco)

jueves, 17 de mayo de 2018

Que para todos la Virgen sea apoyo, consuelo y esperanza.

Ayer, la imagen de la Virgen de Luna entrando en la Parroquia
«La mujer es lo más importante de la Iglesia, porque lleva en su seno la fábrica de la vida. Por eso en la primera página del Génesis hasta el final del Apocalipsis siempre el demonio persigue a la mujer» (Carmen Hernández)

Hoy en la Parroquia:
A las 12.00 horas, Rezo del Santo Rosario
A las 19.00 horas, OFRENDA DE FLORES.
A las 21.00 horas, EUCARISTÍA. 
TRASLADO PROCESIONAL al Colegio Salesiano.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Cuando Jesús predicaba las bienaventuranzas, estaba pensando en su Madre



La sacralidad de las imagen de Cristo, la Virgen y los santos consiste en llevarnos a una contemplación interior.

Mañana celebramos la Eucaristía, 21 hs., en torno a la imagen de la Virgen de Luna.

martes, 15 de mayo de 2018

Crecer juntos en el amor y en la fe. El noviazgo una etapa fundamental (VI)

Fran y Cristina
Hola! Somos Fran (23 años) y Cristina (24 años). Fran, autónomo, con un gimnasio en Pozoblanco, monitor deportivo, y Cristina, auxiliar de infantil, estudiando Magisterio infantil, y trabajado cuidando peques. 

Nuestra andanza juntos comenzó en noviembre de 2010, cuando, con 15 y 16 años empezamos a hablar y conocernos. Durante estos siete años hemos ido madurando juntos y los que nos queda... 

Vemos todos estos años como una bendición en ocasiones, y como un rollo en otras... Siempre hemos estamos el uno con el otro incondicionalmente, apoyándonos en lo bueno y lo malo,  y llamándonos a la verdad cuando lo necesitamos; pero también nos hemos peleado muchas veces (vente a pasar el finde, no vente tú; vamos a hablar ahora si te apetece, ahora mismo no me apetece a mí; vamos a este sitio, allí vamos siempre;...), o nos ha costado algunas veces más aguantarnos las ganas de estar el uno con el otro. Esta tensión que ha mantenido fresco nuestro noviazgo, tiene parte buena y mala, pero prevalece la buena por una razón, y es que siempre (sin exagerar) ha surgido el perdón entre nosotros y hablar las cosas en el momento, cuando no te gusta algo o le has hecho daño a la otra persona, no callarse y hablarlo, esto siempre ha estado muy presente. 

Esta forma de relacionarnos, lo hemos aprendido gracias a los catequistas y los sacerdotes que ha ido poniendo el Señor en nuestro camino, que nos han brindado palabras clave para el noviazgo. 

Por ello estamos donde estamos, a un mes de nuestra boda, porque nos hemos fiado del Señor, y Él nos ha respondido confirmando nuestra decisión, con cosas como ponernos el trabajo, nos ha regalado un piso, un coche, salud, y mucho más... Pero sin duda todas estas cosas materiales  serían en vano si no es para manifestar y dar testimonio del Amor de Dios con nosotros, formando una familia cristiana, que es el fin y destino de nuestro noviazgo. Estamos a las puertas de otra etapa en nuestra relación: el matrimonio. Damos este paso porque sabemos que Dios está en medio de nosotros, y ha puesto en nuestro corazón este deseo, de crecer juntos en el amor y en la fe.

lunes, 14 de mayo de 2018

La primera comunión constituye un momento feliz de la vida. Es un momento de gracia para todos. Padres, abuelos, primos, hermanos, tíos y demás familia.



Este fin de semana hicieron los niños de la Parroquia la Primera Comunión. 

Fue el Papa san Pio X el que introdujo la primera comunión en la infancia, a comienzos del siglo XX. Él quería comulgar de niño y se lo dijo a su párroco, que le remitió al obispo. Cuando el obispo vino a la parroquia, José Sarto (Pío X), aquel monaguillo que quería comulgar, se dirigió al obispo haciéndole la petición. El obispo le hizo entender que aún era un niño, y que la norma era de la Iglesia universal y él no podía cambiarla y terminó su explicación con una evasiva: «Cuando seas Papa podrás cambiarlo». Y aquel monaguillo, Pepito Sarto, no lo olvidó y  cuando llegó a Papa con el nombre de Pio X, lo primero que hizo fue conceder a todos los niños del mundo poder acercarse a recibir a Jesús en la comunión, como él lo había deseado desde niño sin haber podido cumplir su deseo.

Lo que parece una simple anécdota tiene mucho trasfondo. La Iglesia siempre ha estimado sobremanera la Eucaristía y ha puesto muchas condiciones para recibirla, el Papa san Pio X, universalizó la comunión diaria y la puso al alcance de los niños.


"A través de esta comunión en el Cuerpo de Cristo, Dios te ofrece donde enraizar tu vida entera" (Taizé) 




"Si me distraigo, la Eucaristía me ayuda a recogerme. Si se ofrecen cada día oportunidades para ofender a Dios, me armo cada día para el combate con la recepción de la Eucaristía. Si necesito una luz especial y prudencia para desempeñar mis pesadas obligaciones, me acerco a mi Señor y busco Su consejo y luz" (Santo Tomás Moro)

Vive de tal manera que puedas recibir siempre este Pan