PARROQUIA SAN SEBASTIÁN DE POZOBLANCO

domingo, 30 de abril de 2017

Estamos en camino. Primer aniversario de la muerte del Cura Juan

“Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia”. Me gusta la imagen del camino, porque tiene que ver con la vida. Estamos en camino. A veces creemos que ya hemos llegado; pero de nuevo nos  ponemos en camino. Muchas veces en el camino no llevamos todo lo que necesitamos. Pedimos ayuda. Necesitamos a los demás. A veces nos creemos tan autosuficientes y no lo somos, no podemos caminar solos, necesito compañía para no perdernos. A veces falta el agua, demasiado sol. Tal vez el frío… Jesucristo camina a nuestro lado. Sosteniendo nuestra vida, nuestra alegría. Dándonos ánimos en medio de nuestras luchas. 

En el encuentro con Jesús cambia el destino de nuestra vida. Y normalmente la felicidad es contagiosa. El bien es difusivo. Se comunica.

Este miércoles, 3 de mayo, se cumple un año que Don Juan Caballero terminó su peregrinación, y cruzó la puerta de la muerte. En la parroquia, a las 20:30 hs, el próximo miércoles, celebraremos la Eucaristía por su eterno descanso. El cristiano que muere en Cristo Jesús "sale de este cuerpo para vivir con el Señor" (2 Co 5,8). En efecto, una vez muertos no estamos en absoluto separados unos de otros, pues todos recorremos el mismo camino y nos volveremos a encontrar. En la vida y en la muerte somos del Señor.

sábado, 29 de abril de 2017

Basta de silencios. Porque por haber callado, el mundo está podrido

Que nunca nos falte el genio femenino
Como cada mañana, hoy he estado haciendo la oración de Laudes, que es una oración que tiene la Iglesia de alabanza, de acción de gracias.
Acudo a este tipo de oraciones o de liturgias porque para mí son como una herramienta que me ayuda a continuar siendo lo que quiero ser, que a menudo me resulta difícil, porque si bien es cierto que libremente quiero llevar la vida que llevo –cristiana en lo posible- surgen dificultades y me muevo a veces “entre leones devoradores de hombres, cuyos dientes son lanzas y flechas y su lengua una espada afilada”. El contacto diario con la Escritura me ayuda a no engañarme ni encubrirme frente a mis debilidades e imperfecciones (pecados), que son muchos. Y, éste no falsear respecto a quién soy yo, el entrar en contacto con la verdad me hace más libre: “La verdad os hará libres”
Pues bien, hoy no ha sido diferente a otras mañanas, y el Señor me ha descubierto la cobardía que aparece en mi vida y en las de tantos contemporáneos con los que me relaciono, bien personalmente, bien a través de otros medios.
Hoy se celebra en la liturgia el día de Santa Catalina de Siena, doctora de la Iglesia. Mujer del siglo XIV que no quiso someterse a los designios que sobre ella tenían sus padres de casarla y que su vida fuera la de una vulgar mujer de la época: una vida abocada a vivir con el hombre que habían elegido para ella y a tener hijos suyos hasta que los trabajos de la crianza de los mismos o algún mal parto acabaran con su vida. Ella era la 24 de un total de 25, ¡como para que los padres no la quisieran “colocar”!
     Debió ser una mujer “de armas tomar” que forcejeó hasta dedicar su vida a lo que ella creyó conveniente, a saber, la oración y la evangelización. Consiguió que el Papa trasladase el papado a Roma, denunció duramente a obispos y hombres entendidos sus razonamientos y sus acciones poco ortodoxas.
     Aunque quiso tener una vida en soledad y oración, sólo lo consiguió al final de la misma, pues le tocó en suerte llevar una vida pública en la que hubo de enfrentarse a la hipocresía de muchos hombres inteligentes y poderosos. Este coraje, poco común en una mujer de la Edad Media, le valió ser considerada copatrona de Italia y de Europa así como doctora de la Iglesia.  
He sentido deseos de investigar más sobre Santa Catalina porque merece la pena conocer la historia enjundiosa de ciertas mujeres, que han conseguido subirnos de talla a otras tan sumamente mediocres.
     “¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque por haber callado, el mundo está podrido”. Ésta es la frase con la que podría  resumir un poco a esta mujer: buen referente para cualquiera que se precie.
     Otro hombre santo diría algo parecido. Me refiero a Gandhi, que la santidad no está  reservada sólo para los hombres y mujeres católicos. “Yo sería cristiano si no fuese por los mismos cristianos”. Tal vez Gandhi no tuvo la suerte de conocer a ninguno santo, y sólo coincidió con “cristianetes” de media untada, que abundamos mucho, y eso le valió hacer la afirmación que hizo. Si hubiese desayunado con Teresa de Calcuta, por citar un ejemplo más o menos cercano, tal vez hubiese cambiado de opinión.
         Pero sucede que esta sabiduría que les asistió está reservada sólo a unos pocos: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”.
     Es este un gran misterio, meditaba yo esta mañana: que Dios, siendo grande, siempre nos invite a hacernos pequeños, a ser sencillos frente a lo enmarañado de nuestras vidas, de nuestros pensamientos y  sentimientos, con los que fatigamos tanto a los próximos. Delicada esta invitación a ser como el niño que confía en su Padre porque sabe que nada malo le sucederá, pues tiene certezas de que lo que él no sepa resolver lo solucionará su padre, y sabe que le proporcionará lo necesario y que lo defenderá de todo peligro.
    Cuántos grandes en la historia, cuántos sabios no han comprendido la trascendencia del Evangelio por no ser sencillos.

Mª Carmen Fernández

jueves, 27 de abril de 2017

Dios no te ha amado fingidamente, Jesucristo ha muerto y resucitado por ti y para ti

Durante la semana santa hemos salido a las calles con nuestras imágenes para anunciar la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. 

Los domingos de Pascua volveremos a salir por las calles y plazas de Pozoblanco para dar nuestro testimonio personal de la presencia de Cristo en medio de nosotros, del amor de Dios que hace milagros a nuestro alrededor y en nuestra vida;  breves catequesis sobre  “¿Quién es Dios para ti?”, “¿para qué vives?”, “¿qué es la Iglesia?” “el anuncio del kerigma”.

Porque los tiempos nos urgen. Tenemos que salir a anunciar a esta generación que Jesucristo vive, ha dado su vida por ti, Dios te ama de verdad no fingidamente. Dios solo busca tu felicidad… queremos anunciar esta Buena Noticia con alegría, con nuestro testimonio… 
Este domingo 30 de abril esteremos en la calle Real a partir de las 11:30

miércoles, 26 de abril de 2017

Hijos y herederos felices de una historia de amor

El domingo pasado, bautismo de Míriam y Lucía (en el centro). Frutos de la Pascua
Cristo ha resucitado, y si nos ha tocado esta Buena Noticia, si la hemos experimentado no tenemos otra que vivir con esa alegría de la Resurrección. Una de las acusaciones de Nietzsche contra los cristianos fue, precisamente, que no tenían cara de resucitados. En muchas cosas puede ser muy discutido como filósofo, pero en esto, todo hay que decirlo, tenía toooda la razón.

Jesús murió, y murió por nuestros pecados. Pero si Cristo ha resucitado, la muerte y el pecado pierden todo su poder. La resurrección se presenta, por tanto, como la gran victoria de Dios contra todas las desesperanzas, fracasos, desilusiones, tristezas...

Somos hijos y herederos felices de ser protagonistas de esta historia de amor de Cristo por mí por ti.

martes, 25 de abril de 2017

Solo Dios puede saciar nuestra sed de eternidad.

La alegría pascual.
Familia Del Rey - Sánchez celebrando el nuevo nacimiento de Marta
No tengamos miedo de abrir más todavía las puertas de nuestra vida a Cristo ¡No tengáis miedo! Repetía San Juan Pablo II. Cristo conoce lo que hay dentro de cada uno de nosotros. ¡Solo Él lo sabe! Hoy con frecuencia podemos tener la sensación que nuestra vida no tiene mucho sentido, hacia donde va, que hay al final.... Dejemos que Cristo nos hable. Sólo Él tiene palabras de vida, de vida eterna, porque solo Él ha vencido la muerte.
En nuestro tiempo es imprescindible hablar de Dios. Todos tenemos una necesidad espiritual, y solo Dios, el Dios de Jesucristo, puede saciar nuestra sed de eternidad. “Antes de hablar de Dios, hay que hablar con Dios”.

Esta es Marta. Otro de los frutos de la Pascua.

lunes, 24 de abril de 2017

Hay que tomarse tiempo de silencio y sosiego

Hemos aprovechado la "semana in albis" para tener unos días de retiro en el cortijo de la Canaleja, que nos han dejado generosamente los dueños, Manuel y Esperanza. 

Con una vista extraordinaria, y con cuevas de épocas prehistóricas. Una de las más interesante es la Cueva de la Osa. Un entorno como este favorece y ayuda enormemente para la meditación, la reflexión, el recogimiento, la oración... 

La Pascua siempre deja algo en nosotros. El paso del Señor nunca es en vano, hay que tomarse tiempo de silencio y sosiego para leer aquello que Dios nos va dejando escrito en lo más profundo del alma.


Un poco de leche de cabra para el desayuno

En la capilla del Cortijo 
El burro no tenía ganas de dar un paseo



domingo, 23 de abril de 2017

En la misericordia de Dios encontraremos la paz, y la felicidad

Dios es amor y misericordia; Él desea que interioricemos y vivamos plenamente esta realidad, y pide, asimismo, que tengamos confianza en Su misericordia y que seamos amor y misericordia con el prójimo; todo lo cual debe conducirnos, en palabras de Juan Pablo II, a crear la civilización del amor. Esta es la esencia del mensaje de la Divina Misericordia.

«A la Humanidad, que a veces parece extraviada y dominada por el poder del mal, del egoísmo y del miedo, el Señor resucitado le ofrece, como don, su amor que perdona, reconcilia y suscita de nuevo la esperanza. Es un amor que convierte los corazones y da la paz. ¡Cuánta necesidad tiene el mundo de comprender y acoger la Misericordia divina!» (Juan Pablo II)