martes, 6 de diciembre de 2016

Mañana Vigilia de la Inmaculada. Y el que niegue el pecado original, sea cristiano o pagano, visto como va el mundo, es que está ciego...

Mañana celebraremos en la Parroquia la Vigilia de la Inmaculada, a las 19:30. Una fiesta muy importante que nos hace presente que todo es don de Dios. Decir la Inmaculada Concepción significa que María nunca tuvo pecado original, ni siquiera en el instante de su concepción; es  más no tuvo pecado alguno; por eso decimos que es la Purísima.

Es importante señalar que la preservación de todo pecado en María es obra sólo de la gracia, pues no había en María mérito alguno: la santidad concedida a María es solamente el fruto de la obra redentora de Cristo. 

Sabemos que el pecado original, aunque es cancelado por el bautismo, deja en nosotros un desorden que tiene que ser superado, deja una inclinación hacia el pecado, que tiene que ser vencida con la gracia y con nuestra libertad y trabajo. Y el que niegue el pecado original, sea cristiano o pagano, visto como va el mundo, es que está ciego.… Cualquiera puede darse cuenta de que en su interior combaten dos fuerzas antagónicas: el bien y el mal. No todo aquello que nace espontáneamente en nuestro interior, es bueno por sí mismo. Se requiere un sano y serio discernimiento de los propios pensamientos e intenciones para elegir, a la luz de Dios y de su palabra, aquello que es bueno y santo. Aquello que es verdadero. En consecuencia, la vida humana y cristiana se revela como una "lucha" contra el mal. Una lucha en la que Dios está de parte nuestra y en la que el hombre debe elegir libremente la parte de Dios. El cristiano, pues, tiene la misión de entablar este combate contra el pecado en sí mismo, pero al mismo tiempo debe luchar para que los demás no caigan en el pecado. Debe luchar para que la buena noticia de la salvación en Jesucristo, llegue a todos los hombres. El cristiano, así, se encuentra con María, en el centro de esa enemistad entre el demonio y la estirpe humana y nuestra responsabilidad no es pequeña en la historia de la salvación. 

Juan Pablo II llamó repetidas veces a España «tierra de María». La devoción mariana española se expresa sobre todo en dos fiestas que otros países católicos asumieron más tarde o con menos intensidad: la Asunción, en agosto, y la Inmaculada Concepción, cuya vigilia celebraremos mañana.

¿Y cómo abordar la conversión que la Virgen María está pidiendo de cada uno de nosotros? Lo primero a través de la confesión, naturalmente. El hombre que se confiesa, decía Chesterton, puede tener muchos años pero ha vuelto a nacer. Y sin confesión, añado yo, sigue muerto o mortecino.

Algunas preguntas y respuestas que nos ayuden a preparar y celebrar mejor esta Fiesta:

1. ¿El dogma de la Inmaculada Concepción significa que la madre de Jesús siempre fue virgen?
No, el dogma de la Inmaculada no hace referencia a la virginidad de María. Significa que María nunca tuvo pecado original, ni siquiera en el instante de su concepción.

2. ¿Por qué es fiesta en España?
Porque tanto los reyes como la Iglesia de España destacaron durante siglos en su defensa de este dogma, que no fue declarado como tal por la Santa Sede hasta el 8 de diciembre de 1858.
La fiesta ya se celebraba en todo el Imperio Español desde 1644, y en toda la Iglesia desde 1708. En atención a estos méritos, Pío IX ordenó que una columna dedicada a la Inmaculada fuera levantada en la Plaza de España de Roma. La Inmaculada es además patrona de la infantería española y de la Guardia Civil.

3. ¿La creencia en la concepción inmaculada de María nace en la Edad Media?
En absoluto. La creencia de que la Virgen nunca tuvo pecado, ni siquiera el original, existe desde los primeros siglos del cristianismo. San Ireneo de Lyon, jurista romano del siglo II, escribió refiriéndose al pecado original: "el nudo de la desobediencia de Eva quedó suelto por la obediencia de María".
Un poema de San Efrén de Siria (siglo IV) reza así: "ciertamente tú (Cristo) y tu Madre sois los únicos que habéis sido completamente hermosos, pues no tenéis defecto ni mancha alguna".
Cierto es que hubo cristianos destacados (santos incluso) que mostraron alrededor de este dogma algunas dudas de carácter teológico. Estas dudas fueron despejándose a lo largo de siglos de estudio y debate. Cuando Pío IX (1840-1878) decidió declarar el dogma, el pueblo católico ya creía en él desde mucho tiempo atrás. De hecho, práctica totalidad de los obispos se mostró a favor de la definición dogmática y ni siquiera fue necesario convocar un concilio.

4. ¿Por qué se celebra el 8 de diciembre?
Porque la Iglesia conmemora el nacimiento de la Virgen el 8 de septiembre. Para determinar la fecha en la cual fue concebida María en el seno de su madre, hay que restar 9 meses: así llegamos al 8 de diciembre.

5. ¿Cuáles son las fuentes bíblicas que apoyan el dogma?
Los teólogos citan estas fuentes:
-Lucas, 1, 28: El angel Gabriel no se dirige a María por su nombre, sino llamándola kecharitoméne, que traducimos "llena de gracia"-Génesis 3, 15: "Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya"-Apocalipsis, 12, 5: "una señal apareció en el cielo: una mujer vestida de sol y la luna bajo sus pies" (tanto esa cita como la anterior explica que en muchas representaciones de María aparezca una luna y una serpiente a sus pies)-Proverbios 8, 22-33 y Siracida 24, 3-21. En su liturgia, la Iglesia aplica estos versos a la Virgen María.

6. ¿En qué otros países es también fiesta nacional?
Es feriado nacional de Argentina, Chile, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Portugal.

Acabemos con el mito de las supermamás. "Son como flechas en manos de un guerrero, los hijos de la juventud" (Sal 127, 4)

Si tienen muchos hijos, seguramente estén acostumbrados a las críticas procedentes de perfectos desconocidos: están locos, son irresponsables, les han hecho el lavado de cerebro, son borregos, son egoístas (!) y obviamente no tienen televisión (por cierto, qué pena que la manía de echarle la culpa a la TV no haya cambiado desde los 70… ¡ya inventaron internet y los smartphones, ¿saben?!).
Muchas personas quieren decirte qué equivocada estás al tener tantos hijos. Curiosamente, puede ser igualmente desagradable escuchar a personas que te quieren canonizar en seguida sólo porque has tenido más hijos que ellas. “¡Debes ser tan santa!”, dicen. “¡Debes ser tan paciente!”, “¡Debes ser tan organizada!”, “Debes tener tanto dinero!”
No. Den un vistazo a mi casa, miren dentro de mi automóvil, escuchen lo que digo en el confesionario, y sabrán que nada de esto es cierto. No soy “tan” nada. Soy solo una persona normal que, vaya casualidad, tiene hijos. De verdad.
Me pasa como a Spiderman: soy una persona muy normal, a la que le ha picado una araña… es la imagen que más se aproxima a lo que me pasa a mí: quita araña y pon confiar en Dios. Y añade una mesa grande y un sofá en el que quepamos todos.
Ultravisión: Si las madres lo ven todo – y es verdad – las madres de familia numerosa tenemos este talento superdesarrollado. ¿Cuál es el secreto? Como decía un psicólogo amigo nuestro, una familia numerosa es como entrenar al Mossad (agencia de inteligencia de Israel) en casa: son muchos pares de ojos atentos unos a otros, interpelándose continuamente. Contemplar desde arriba este interminable juego de afecto/rivalidad/competición/ayuda mutua, este delicioso y agotador equilibrio inestable, te permite advertir enseguida cuando a uno de los actores le sucede algo anormal.
Dominio del espacio: Pensamos la casa – escasa casi siempre – no en dos, sino en tres dimensiones. Cada metro cúbico es un lugar precioso con innumerables posibilidades, a menudo dos o tres al mismo tiempo. ¿Despacho-comedor-bandeja de plancha-mesa de reuniones y castillo para tres en una sola pieza? ¿Es posible que quepa todo esto en ese armario? ¿Cómo, en una cocina tan pequeña, cabe esa olla tan grande? La verdad es que son ellos, los niños, los que reinventan el espacio continuamente, y te obligan a improvisar y repensar la casa una y otra vez. Con ellos, la casa en sí se convierte en secundaria.
Supervelocidad: ¿saben la cantidad de cosas que se pueden hacer en diez minutos? De nuevo son ellos los que logran sacar de su madre ese talento insospechado. También ellos aprenden a ser rápidos y eficientes: el tiempo es oro, para ducharse, para comerse las galletas antes de que les pillen, para comer y poder elegir qué película vamos a ver en la sobremesa, para esconderse cuando hay que lavar los platos… 
Superoído: Varios hablan a la vez, pisándose unos a otros. La música está puesta, la pequeña llora… ¿es posible mantener una conversación así? La capacidad de concentración se entrena, no se improvisa. Cuando llegas a una reunión donde varios desconocidos hablan a la vez, lo que hay es ruido. Cuando vives en una familia con muchas voces a las que conoces y quieres, lo que hay es una melodía con varios instrumentos. La pericia de los músicos, que consiguen concentrarse en su instrumento y al mismo tiempo seguir al director e integrarse en un conjunto, es lo que más se acerca a esta experiencia.
Supernegociador: ¿es posible negociar con todos y al mismo tiempo con cada uno? La ONU, familia de naciones, ganaría mucho con una secretaria mamá de familia numerosa. No puedes favorecer más a unos que a otros, sus necesidades son iguales y, al mismo tiempo, radicalmente distintas. Hay que combinar exigencias con gratificaciones, objetivos a largo plazo con superaciones a corto, ser justo con no ser igualitario… Tener esa intuición para averiguar que detrás de esa actitud hostil, lo que quieren es un abrazo. Y abrazar a seis o siete al mismo tiempo, y que cada uno se sienta único, ¡es todo un reto!
Superflexibilidad: parece algo sin importancia, pero hay una gran lección de vida detrás de la limitación diaria de no poder hacer siempre lo que uno quiere. Sé que a mi hijo no le gusta compartir la tablet, y que a mi hija le molesta que le golpeen la puerta mientras se ducha, pero ¡que bueno es que aprendan a ceder!. Iba a hacer tal cosa, pero la realidad me fuerza a cambiar mis planes, o a modificarlos por el bien de los demás. Una lección que ya llevan aprendida…
Cuando en la escuela, a los compañeros de mi hija de seis años les preguntaron qué querían ser de mayores, la cosa andaba entre médicos y peluqueras, y algún futbolista. Ella sorprendió a todos diciendo que quería ser mamá. Su profesora me comentó que era un caso extraordinario, en varios años que lleva enseñando a niños de esa edad, ninguno había respondido eso. ¡Si mi hija supiera que lo que ella admira en mí, se lo debo a ella y a sus hermanos…!

viernes, 2 de diciembre de 2016

Algunas imágenes de la semana: Luz, oración y belén

I Domingo de Adviento. Caminemos a la luz de Cristo.
La luz, cuando irrumpe en medio de la oscuridad, atrae las miradas hacia sí y luego hacia el entorno iluminado por ella.  Pues esperamos y deseamos que estos niños caminen siempre como hijos de la Luz.
“El pecado es tiniebla y tiniebla densa. Dice la Escritura: Todo el que obra el mal aborrece la luz y no se acerca a la luz. Así como en la oscuridad no reconocemos al amigo ni al enemigo, y no distinguimos la naturaleza de las cosas, así acontece en el pecado. Quien se da a la avaricia, no distingue al amigo del enemigo; y el envidioso tiene como enemigos aun a sus propios parientes. Así como de noche, no habiendo luz para distinguir, vemos iguales el madero, el plomo, el hierro, la plata, el oro, la piedra preciosa, así el que lleva una vida de impureza no conoce la virtud de la templanza ni la belleza de la sabiduría. En las tinieblas, ni aun las piedras preciosas muestran su esplendor; y no por defecto de su naturaleza, sino por ignorancia de los espectadores” (San Juan Crisóstomo)


I

Reunión de Arciprestazgo. «Al igual que la oración está primordialmente en la mente y de modo secundario en la expresión verbal, como se dijo, así la adoración consiste principalmente en la reverencia interior a Dios y secundariamente en ciertos signos corporales de humildad; así, al arrodillarnos damos a entender nuestra debilidad delante de Dios y al postrarnos confesamos la nada que somos» (Sto. Tomás de Aquino).

«Quien aprende a creer, aprende también a arrodillarse; y una fe o una liturgia que desconociera el acto de arrodillarse estaría mortalmente enferma. Allí donde se ha perdido este gesto, debemos aprenderlo de nuevo, de modo que sigamos orando en la comunión de los apóstoles y mártires, en la comunión de todo el cosmos, en unidad con el mismo Jesucristo». (Joseph Ratzinger)

II
Nuestro  amigo Neno ya tiene su belén montado.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

En pleno centro de Edimburgo tiene lugar la bendición de un pesebre, por el obispo. Una bella escena, y es para pensar si en nuestras ciudades y pueblos (donde los católicos somos muchos más) no podría suceder algo parecido, con plena normalidad y alegría.




Desde Uagadugú - Burkina Faso

Distribuyendo material escolar gracias a una ayuda económica recibida
Esto de ser una familia numerosa y tenerla repartida por el mundo es una alegría. El testimonio de los hermanos en la fe nos animan y nos llenan de celo por vivir mejor nuestra vocación y de anunciar el amor de Dios por cada persona. Esta vez nos escribe César desde Burkina Faso.

Uagadugú (Burkina Faso). Noviembre 2016

Queridos amigos

Los años van pasando. Este viejo misionero César, desde muy lejos, comparte de nuevo este año su experiencia de mensajero de la misericordia de Dios en tierra africana. Este año trabajo en Uagadugú, capital de Burkina. Una nueva etapa en estos 35 años de vida misionera en África. Un nuevo comienzo: nueva cultura, un ambiente nuevo, nuevos rostros, un clima muy cálido, una lengua desconocida, un nuevo tipo de trabajo. Así es la vida misionera, un proyecto de libertad, un continuo caminar sin atarse a personas, ni lugar; es un comenzar cada día. Así es el Evangelio de Jesús, así debe ser la persona de quien lo anuncia.

Los salesianos llevamos casi 7 años aquí, un barrio pobre de la capital; los niños no faltan, es lo importante, pero tampoco faltan las incomodidades, mucho polvo, mucho calor… y también mosquitos que a veces ponen en peligro nuestra salud.
Somos tres en comunidad; nos ocupamos de un centro social que ofrece a los jóvenes una oportunidad en la vida: leer, escribir, aprender un oficio y ayudar a librarse de mucho lastre que impide el desarrollo; todo esto sin distinción de religión, sexo o clase social, aunque tienen prioridad los más desfavorecidos.

Llevamos un taller de costura, otro de tejido tradicional, tintura y birdado africano, un taller de peluquería y una sala de informática abierta a los jóvenes del barrio, en total unas 150 personas. La promoción de la mujer es algo urgente aquí. Acogemos a cada persona con el nivel cultural y se le ofrece una formación lo más completa posible: alfabetización, higiene, orden personal…; también tienen la posibilidad de obtener un título oficial, se les hace seguimiento en los primeros meses de vida laboral, y se les ayuda a encontrar un trabajo o a perfeccionar su oficio.

En los fines de semana reunimos a los niños del barrio para actividades diversas (Oratorio), se organiza clases de tarde y formación para animadores. También ayudamos en la parroquia (sacramentos, visitas a enfermos, charlas de formación, etc…).

Proyectos no nos faltan: Hacer otros talleres (construcción metálica y aluminio, placas solares); abrir una escuela, construir una casa de acogida de niños de la calle, hacer una biblioteca y salas para estudio y para alfabetización, hacer campos de deporte y finalmente hacer una iglesia con salas de catequesis.

Esta es mi vida misionera; aunque con más de 70 años encima, el Señor me da aun nuevas energías para seguir anunciado su presencia como Padre que nos ama tal como somos y que se ha hecho visible en su hijo Jesús; nosotros colaboramos en su proyecto de una humanidad nueva: construir fraternidad, reconciliar a las personas, ofrecer oportunidades, dar esperanza, hacer que el mayor número de personas accedan a una vida digna, frenar a las causas del hambre y de la desgracia (ignorancia, individualismo, falta de esperanza, desánimo….). Esta es la labor ofrecida a todos pero en particular a la clase más vulnerable de esta sociedad, los niños, lo jóvenes y las mujeres.

Necesitamos tu ayuda. Navidad es tiempo para salir de nosotros y para compartir. De esta forma descubrirás que hay una manera de ser feliz: hacer felices a los demás. Que el Dios de la Vida y la misericordia nos haga descubrir esta realidad.

César, tu amigo misionero


NB: Si deseas enviarnos un donativo por el banco, esta es la cuenta del Banco Popular (sucursal de Pozoblanco) donde van los donativos a nuestras obras: 0075 3062 18 0700418290 

martes, 29 de noviembre de 2016

Peregrinación a Tierra Santa.

Os presento a mis hermanos de comunidad (en Tabga)
Que alegría cundo me dijeron:
Vamos a la casa del Señor
Ya están pisando nuestros piés
Tus umbrales, Jerusalén. (Sal 122)

Después de haber recorrido mentalmente durante varios años donde tuvieron lugar los hechos de la historia de la salvación; tras un itinerario de iniciación cristiana,  nos hemos acercardo in situ a ver, tocar y venerar estos lugares, para afianzar la fe y hacerla más sencilla, más humilde y más auténtica. Cada lugar es un trozo de historia, una Palabra de Dios, una experiencia de la cercanía de Dios.

Comparto con vosotros algunas imágenes e impresiones de esta fantástica experiencia.

Peregrinar a Tierra Santa es una gracia, es encontrarse con el Señor y robustecer la fe. No en vano Tierra Santa es denominada “el quinto evangelio”.
Los textos evangélicos se saborean de forma especial y la presencia del Señor se palpa en cada rincón. No tiene precio acercarse a la gruta de la anunciación en Nazaret para descubrir que justo “aquí”, el hijo de Dios se hizo hombre. Tiberiades, el lago conocido también como el mar de Galilea o Kinéret. Belén, ¡Jerusalén!, entrar en el cenáculo, rezar en Getsemaní bajo olivos milenarios, tocar el santo sepulcro. No. De ningún modo deja indiferente ir como peregrino a la tierra del Señor.
María Guadalupe, bautizada en el rio Jordán

El bautizo de dos niñas en el río Jordán, el paseo en barco por el Mar de Galilea y recordar los milagros del Señor en torno a este lago: la pesca milagrosa, caminando sobre las aguas, increpando al viento y al mar; Cafarnaúm, el Monte de las Bienaventuranzas. Celebrar   en   cada   sitio   la  palabra cumplida del Evangelio.
Daniela del Jordán, recién bautizada en el Jórdán

Es verdad, Dios está igualmente presente en cada rincón de la tierra, de tal modo que todo el mundo puede ser considerado como «templo» de su presencia. Pero hay lugares marcados por particulares intervenciones salvíficas de Dios. Un lugar en donde puede experimentarse el encuentro con Dios más intensamente de lo que sucede habitualmente en otros lugares.



Cesarea Marítima. Fue una ciudad portuaria construida por Herodes el Grande entre los años 25 y 13 a.C. Sus ruinas se encuentran en la costa mediterránea de Israel, a medio camino entre las ciudades de Tel Aviv y Haifa.
 En esta ciudad fue donde el apóstol Pedro bautizó al centurión Cornelio y a todos los miembros de su casa. Esta fue la primera vez que el bautismo le fue administrado a los gentiles (no judíos). Cuando Pablo, que se había convertido al cristianismo, estuvo perseguido por las autoridades en Jerusalén, los cristianos lo acompañaron a Cesarea y, desde ahí, le facilitaron un viaje a su ciudad natal, Tarso.
Ruinas de la ciudad
Restos del hipódromo de la ciudad
Monte Carmelo. De acuerdo al relato del capítulo 18 del Primer Libro de los Reyes, es aquí donde el profeta Elías desafía a los falsos profetas de Israel.

Con Victoriano, seminarista en Quebeq (Canadá)
Cafarnaum. Antiguo poblado pesquero ubicado a orillas del mar de Galilea. Aquí se encuentra los restos de la casa de San Pedro, donde se hospedaba Jesús y donde realizó varios milagros:
En la sinagoga de Cafarnaún había un hombre poseído de un espíritu inmundo (demonio) y decía a gritos a Jesús: - ¿Qué hay entre nosotros y tú, Jesús nazareno? ¿Has venido a perdernos? ¡Sé quién eres tú, el Santo de Dios! Y Jesús le dijo: - Calla y sal de ese hombre. Y el espíritu inmundo, maltratando al hombre, salió dando grandes gritos, pero sin hacerle daño. Las gentes quedaron llenas de admiración. (Marcos 1, 21-28; Lucas 4, 31-37)

   La curación de la suegra de Pedro. Esta mujer estaba enferma con fiebre alta. Jesús la tomó de la mano, mandó a la fiebre y la fiebre la dejó al momento. Tanto que, levantándose la enferma, les servía. (Lucas 4, 38-39)

   Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos con diversas dolencias, los traían a él. Y él, poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los curaba. De muchos salían demonios gritando y diciendo: - Tú eres del Hijo de Dios. Y él les reñía y no los dejaba hablar, porque sabían que era el Cristo (Lucas 4, 40-41)
Con Antonio, misionero en China y Paco, misionero en Bélgica
Nazaret. Hoy es la ciudad árabe más grande de Israel. Los Evangelios señalan a Nazaret como la ciudad de José y de la Virgen María, y como el lugar de la juventud de Jesús de Nazaret. Allí se encuentra la Basílica de la Anunciación, la más grande de las iglesias de Oriente Medio, que fue inaugurada en 1964, construida sobre un lugar donde había iglesias más antiguas edificadas sobre una cueva donde la tradición señala como lugar del anuncio del Arcángel San Gabriel a la Virgen María
Lucas señala, “Y vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer..." 

"Y en el sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una Ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen casada con un hombre cuyo nombre era José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María" (Lucas, 1.26.27)

Y cuando hubieron cumplido todo  de acuerdo a la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su CIUDAD nativa de Nazaret. Y el niño creció,  fuerte en espíritu, lleno de sabiduría: y la gracia de Dios estaba sobre él. (Lucas 2.39.40)


Aquí el Verbo se hizo carne
Belén. Actualmente bajo protectorado de la autoridad palestina, en la región conocida como Cisjordania, situada a unos 9 km al sur de Jerusalén y enclavada en los montes de Judea.
Lugar de nacimiento de Jesús, aquí todo el año es Navidad. Es también un importante lugar de peregrinación para los judíos, donde veneran la tumba de Raquel, por ser considerada la madre de la nación. Esposa del patriarca Jacob, que muere al dar a luz a su hijo Benjamín y es sepultada a la entrada de la ciudad. También, Belén es el  lugar de nacimiento y de coronación del gran rey David.
Entrando en la gruta de la Navidad
Monjas que cuidan la gruta de la leche
Jerusalén. Entonces Jesús habló a la muchedumbre y a sus discípulos, diciendo: ¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste! He aquí, vuestra casa se os deja desierta. Porque os digo que desde ahora en adelante no me veréis más hasta que digáis: ``BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR. (Mt 23,37-39)



Monte de los Olivos
Ante la tumba del Rey David
Un hermano mayor en la fe
Paseo nocturno por Jersalén


Con Araceli, natural de Pozoblanco en la Gruta del Padre Nuestro
En la sinagoga del Muro de las Lamentaciones

Con Luis, natural de Peñarroya y misionero en Paquistán. Foto en el monte de la Ascensión del Señor
Por el lago de Galilea
Con Jesús Perea, vicario de la Sierra, a orillas del lago de Tiberiades 
Celebración del fin del viaje en Jerusalén
Con Joaquín Alberto, párroco de San Francisco de Córdoba


Con Rafael, de la parroquia de Tolentino - Italia
En estos lugares santos, por donde iba pasando, he presentado al Señor las intenciones que cada uno de vosotros me habéis encomendado y he pedido por quienes puedan necesitar el consuelo de la gracia y de la misericordia de Dios.

+ Aníbal Cantero 

domingo, 27 de noviembre de 2016

Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. (Mt 24, 42)

Empieza el Adviento. Comienza el tiempo dedicado a preparar la Navidad y, como todo comienzo, tiene mucho de novedad, a pesar de que lo que vamos a recordar y renovar -la venida del Hijo de Dios- es ya conocido por todos.

La actitud con la que la Iglesia nos invita a estrenar este tiempo de preparación es la de estar en vela, la de irnos poniendo en condiciones para que la llegada del Señor no nos coja ni desprevenidos ni poco preparados. Por eso, el evangelio de este domingo nos dice que deberíamos actuar como si en casa fuéramos a recibir a un invitado muy importante, el más importante, y como si corriéramos el riesgo de que, de no estar alerta, él pasara de largo sin detenerse. Claro que, para tener esta actitud, hace falta que nos interese de verdad su venida y acogerle en nuestra casa, hace falta que consideremos el encuentro con él como la mayor suerte que nos ha podido deparar la vida. ¿Qué estaría yo dispuesto a hacer por un millón de euros? No habría sacrificio físico que despreciase, ni esfuerzo que no afrontase; no me importaría lo temprano que tuviese que sonar el despertador o la paciencia que tuviese que emplear con mi jefe. ¿Y por ti, Señor? ¿Es que no vales tú más que eso? ¿Es que tu amistad no tiene un valor mayor que el dinero? 

Como todos los años en Aviento, a patir de mañana, de lunes a viernes, a las 6:30 de la mañana nos reunimos la parroquia a rezar las Laudes en el Catecumenio San Sebastián. Así nos preparamos para celebrar la Navidad.